Aquí hay algunos ejemplos en los que podemos usar la telepatía con ellos:

  1. Aprendemos lo que las otras especies piensan y sabemos quiénes son realmente.
  2. Nos explican por qué hacen las cosas y viceversa. Eso resuelve los malentendidos. Si hay más problemas podemos encontrar una solución junto con ellos para crear una mejor convivencia para todos. Con las mascotas las explicaciones mutuas ayudan por ejemplo en el apartamento, en la calle, en el veterinario, durante el entrenamiento o en un viaje. Pero también es importante con los animales o plantas silvestres, por ejemplo, en privado para el jardín o en público para una buena medida de construcción.
  3. Nos describen cómo están en términos de salud y lo que ha pasado, por ejemplo, un animal realmente quiere ser sacrificado. Esta información es muy útil para los veterinarios.
  4. Los científicos responsables también simplemente preguntan a los animales lo que sienten y saben sobre ellos mismos y su especie. Además, los animales salvajes en particular conocen muchas conexiones en la naturaleza y pueden proporcionar información importante para la conservación de la naturaleza.
  5. Todos los humanos podemos aprender lo que ya comunicamos inconscientemente y cómo podemos hablar con los demás más claramente y abiertamente.

La telepatía es la transmisión mental a distancia a uno o más individuos. Los mensajes enviados y recibidos pueden ser, por ejemplo, emociones, palabras, sonidos, conocimiento espontáneo e imágenes. Oficialmente la telepatía no está científicamente probada y cuando se describe se refiere a menudo sólo a los humanos.

Mi experiencia

La telepatía funciona y es la forma de comunicación de todas las almas, no importa de qué tipo y no importa si con o sin cuerpo físico. Podemos hacer telepatía desde el principio de la vida, pero a menudo lo olvidamos de niño cuando siempre nos lo dicen: “No puedes hablar con los animales ni con ninguna otra especie. Y así la telepatía entre las personas desaparece. En algún momento creemos que la telepatía ya no existe.

Entonces solo queda la experiencia, por ejemplo, un ser querido tiene un accidente lejos y sabemos espontáneamente en ese momento que algo le pasó. Tuve suerte de no haberme olvidado de la telepatía con otras especies. Hasta ahora no he conocido ningún animal o planta que no pueda hacer telepatía. Con nosotros los humanos, sin embargo, se ha perdido más o menos. Lo positivo de todo esto es, que si estas abierto puedes volver a aprenderlo.